Los drones apoyan a la medicina

Los drones tienen muchos fans, se han utilizado para filmar las mejores escenas de la naturaleza, tanto para disfrute personal, como para la industria del entretenimiento, en cine, o conciertos. Y se han convertido para muchos en una herramienta tan útil como lo es un juego de ganzúas para un cerrajero.

En fin, los usos más variados se les ha dado a los drones, hasta para entregar pizzas, o para recorrer el planeta Marte.

Los drones brindan una vía potencial para garantizar que todos, sin importar dónde vivan, tengan acceso a una atención médica de alta calidad.

África

África ha sido un líder mundial en el campo de los drones desde el 2016, cuando Ruanda creó el primer programa de entrega de drones a escala nacional.

Y, además, la primera entrega de una vacuna COVID con drones en el mundo tuvo lugar en Ghana durante marzo de este año, demostrando de esta manera al mundo, el valor social y económico que puede proporcionar esta tecnología.

Sin embargo, a pesar de estos éxitos en el área, aún hay mucho en que trabajar para poder crear y diseñar un programa de drones exitoso y poder aprovechar al máximo esta revolución tecnológica.

Estas recomendaciones que se han aplicado en África funcionan para el resto del mundo

Hacer que funcione

Los drones que se requieren para la entrega de medicamentos por lo general son más grandes, ya con proyectos pequeños se pudo demostrar que la tecnología existe y que es factible.

La pregunta es cómo encontrar modelos comerciales sostenibles para la prestación de servicios de salud con drones y en África esto está relacionado tanto con el entorno político como con el ecosistema, y lo importante es solventar cualquier problema y darle forma a las tecnologías emergentes para satisfacer las necesidades de toda la población, sin importar dónde vivan.

De rutina a infraestructura de emergencia

Una lección clave de la experiencia africana es que los drones se pueden utilizar mejor como infraestructura de emergencia cuando ya sirven como infraestructura de rutina. En 2020, la empresa Zipline entregó más de 1 millón de dosis de vacunas no COVIC, aumentando significativamente su experiencia en esta área, y en marzo de este año, Ghana recurrió nuevamente a la empresa para comenzar la distribución de vacunas COVID-19 a instalaciones de salud rurales y extra urbanas. En 3 días, Zipline había distribuido toda su asignación inicial de 11.000 dosis de vacuna, lo que representa el 13% del total de vacunas administradas en Ghana en ese período.

Espacio aéreo

Lamentablemente, la mayor barrera existente para las operaciones con drones en todo el mundo sigue siendo la regulación del espacio aéreo.  Ha sido un desafío equilibrar la seguridad de las operaciones de vuelo existentes.

Se está avanzando en la creación de un entorno propicio, pero es necesario hacer más para permitir operaciones ampliadas. Las regulaciones basadas en el desempeño brindan un camino a seguir.

La pandemia COVID-19 ha aumentado el interés en el uso de drones para cadenas de suministro médico. Aunque ninguna tecnología puede ser una solución milagrosa, los especialistas y entes dedicados a la salud, siguen buscando vías que mejoren la equidad en el acceso a los bienes que salvan vidas, ya sea en África, las zonas rurales de América o las comunidades urbanas pobres.

África ofrece lecciones: la tecnología está lista, pero la regulación y el intercambio de datos deben ponerse al día.